Con el pan dulce y la sidra a medio digerir Boca recibió a Huracán por la cuarta fecha de la zona campeonato de la Copa Diego Armando Maradona.

Tras una semana positiva superando agónicamente a Independiente y luego revirtiendo la serie de Libertadores ante Racing, el Xeneize volvió a obtener un importante triunfo, superando por 3-0 al elenco de Parque Patricios.

Miguel Ángel Russo le dio descanso a los 11 titulares del partido del jueves y ensayó el equipo alternativo que venía presentándose en el panorama local. La performance fue optima, yendo de menor a mayor.

La primera del encuentro la tuvo el pibe Ezequiel Zeballos a los 6´, encaró desde derecha hacia el centro, eludió con un caño a Merolla y definió mano a mano, la pelota se estrelló en el horizontal.

Si bien el local golpeó primero, los 25´iniciales le costaron mucho, sus líneas estaban demasiado inconexas, y fue superado por el «Globo», que era práctico para lastimar y ahogaba de buena manera en el centro del campo. Agustín Rossi fue clave en este pasaje del partido, demostrando seguridad y resolviendo con tranquilidad los embates del rival.

En su peor momento Boca abrió el marcador, Agustín Varela (de gran partido) ensayó un pase largo preciso hacia Emmanuel Mas que trepaba por izquierda, el sanjuanino controló hacia atrás y atrajo a Renato Civelli, el espacio que dejó el central fue atacado por Edwin Cardona, que tras recibir del lateral engañó al arquero Cambeses y al defensor que cerraba tocando hacia al medio donde entró Ramón Ábila que solo tuvo que empujarla. Un verdadero golazo, combinación colectiva deluxe, el club de La Ribera pasaba a ganarlo a los 26´.

Tras el gol, el dueño de casa tomó otra postura en la cancha, el colombiano Cardona comenzó a intervenir más en la generación y el partido se tornó de ida y vuelta, ya que Huracán no se achicó al verse abajo en el tanteador y siguió lastimando.

El guardameta azul y oro se lució a los 27´ negándole la entonación del grito sagrado a Raúl Lozano, quien trepó eludiendo con facilidad a Mas y remató alto, fuerte y cruzado.

Los últimos 15´de la primera etapa fueron de ida y vuelta, Mauro Zárate tuvo el segundo, bicicleteó y probó una vaselina desde la medialuna que cayó en el techo del arco. Fue lo más interesante del ex Vélez en la tarde, luego le costó integrarse al juego y no estuvo fino en situaciones que requerían extrema precisión.

A los 46´la balanza dejó de estar estable en el desarrollo y se balanceó para el lado de Boca, el pibe Varela cortó la salida del «Globo» y tocó para «Wanchope» Ábila, que esperó que el juvenil le pase para usarlo como el engaño perfecto y remató sutilmente contra el palo derecho para decretar así el 2-0. Doblete para el cordobés que se trepó a la cima de la tabla de goleadores con 4 conquistas.

wanchope gol 4 marzo, 2021

En la etapa complementaria el resultado influyó demasiado en el juego, Boca manejaba la pelota con tranquilidad encontrando espacios ante la visita que comenzó a perder la nitidez de los primeros minutos y trataba de llegar al descuento con más empuje que con fútbol.

Edwin Cardona tuvo el tercero definiendo tras asistencia de Ábila pero se topó con una soberbia volada de Facundo Cambeses. Fue lo único destacable del primer tercio del segundo tiempo.

El partido comenzaba a caer en una meseta, Huracán tuvo el descuento con un remate de media distancia de Andrés Chávez que atajó Rossi, y tras eso, no encontró los caminos para generar peligro neto.

El resultado no se veía amenazado y esto provocaba la tranquilidad del local que administraba los tiempos y la pelota a su merced, sabiendo cuando acelerar y cuando le era conveniente mantener la posesión. En este ameno contexto se produjo el debut del centrodelantero Luis Vázquez, santafesino categoría 2001.

Agustín Obando ingresó a falta de 5´y dicho tiempo le alcanzo para hacer un golazo y establecer el 3-0 definitivo. El zurdo controló afuera del área tras una escapada de Seba Villa por derecha y sacó un soberbio disparo que se colgó en el ángulo. Un gol que el chico necesitaba para nutrirse de confianza debido a que no venía teniendo buenas apariciones.

Fue triunfo para Boca, que sigue en la cima de su zona con 7 unidades (a la espera de lo que pase con River y Argentinos), y además goleó, algo clave ya que la diferencia de gol define en caso de igualdad de puntos.

El próximo sábado recibirá a River Plate en una nueva edición del Superclásico, Miguel Ángel Russo deberá decidir si apuesta por los suplentes o utiliza a los titulares, teniendo en cuenta que cuatro días después deberá enfrentar a Santos.