La noche del 10

En una copiosa lluvia que amenazaba con la disputa del encuentro, Boca visitó a Internacional de Porto Alegre en el Beira Rio, por la ida de los octavos de final de la Copa Libertadores.

En una cancha pesada con acumulaciones de agua que frenaban el recorrido de la pelota y perjudicaban los traslados, el Xeneize encontró la manera de lastimar a través de explotar los espacios por medio de la precisión de Edwin Cardona y la velocidad de Sebastián Villa por el sector izquierdo. Ante un dueño de casa que tenía dificultades para neutralizar dichos embates y además, era extremadamente desordenado, lo que le producía poca claridad para atacar y se desguarnecía fácilmente a la hora de defender.

La primera media hora de juego fue de ida y vuelta, con Inter sin exceso de generación neta de peligro por lo explicado anteriormente, y un Boca que perforaba con el colombiano Villa aunque el 22 no se encontraba fino a la hora de resolver. Fue él, quien tuvo la primera aproximación de riesgo concreta, recién a los 32´, trasladó a toda velocidad acompañado de Nicolás Capaldo, amagó a cedérsela al juvenil y remató cruzado, el tiro se fue ancho.

Tras eso, los dirigidos por Miguel Ángel Russo encontraron a la vía aérea como un buen recurso dada las condiciones del terreno de juego, dos centros de Cardona se encontraron con la testa de Carlos Izquierdoz, en ambas ocasiones, la pelota se fue apenas desviada.

Sebastián Villa seguía desequilibrando por izquierda, era una pesadilla para Heitor, de todos modos, no lograba ser preciso en sus centros, sus maniobras eran óptimas hasta el momento de la decisión y ejecución final. Así y todo, de tanto ir, logró tener la más clara de la primera parte, a los 44´se frenó y enganchó hacia adentro, tras eso remató de media distancia y obligó a volar sobre su palo izquierdo al arquero Marcelo Lomba. Se bajó el telón, 0-0 al descanso.

El elenco brasileño comenzó mejor el complemento, Uendel tuvo la primera probando desde afuera y minutos más tarde, Thiago Galhardo no pudo conectar un centro en la boca del arco. La pasaba mal Boca en el primer cuarto del ST, de todos modos, el escenario ofensivo era el mismo, espacios por doquier, solo necesitaba ejecutar un ataque preciso para abrir el marcador.

Cuando peor la pasaba, Eduardo Salvio forzó un error en la salida, y tras eludir a un defensor con un genial caño asistió a Carlos Tévez, quien giró y definió para poner el 1-0 a los 63´. Festejo emotivo bajo la lluvia, el capitán se quitó su casaca y lució la número 10 que usó Diego Armando Maradona en el Metro 81, nuevamente la imagen del eterno diez lleno de nostalgia el aire.

Maradona homenaje Tevez 12 mayo, 2021

El gol agigantó al visitante, sentía que podía liquidar la serie y continuó atacando sin cesar, lejos de resguardarse. Seba Villa nuevamente tuvo el gol tras un rebote de Lomba luego de un centro de Cardona, su remate se desvió y se fue al córner.

Una noche excepcional del triangulo defensivo de Boca, Esteban Andrada sólido nuevamente, y ambos centrales, Lisando López y «Cali» Izquierdoz, con actuaciones más que positivas, impenetrables por abajo y resolviendo con solvencia los embates aéreos. Otra nueva valla invicta.

Solo un susto le restó a la noche brasileña, Leandro Fernández tuvo la paridad, ejecutó con vehemencia un tiro libre al palo del arquero, estupefacto observó el guardameta como la pelota se estrelló en su poste derecho.

Triunfo de oro en Brasil, no solo por el resultado sino también por el desarrollo, Boca fue superior en el trámite y se trae a Argentina un corto 1-0 pero que contiene un gol de visitante más que valioso. La vuelta, el próximo miércoles en La Bombonera. Racing, espera en cuartos.

Carlos Tévez y su gol 90 con la camiseta azul y oro, acaricia el top 10 en la historia. 2020 inmejorable, 16 partidos, 11 conquistas. Jornada ideal para el «Apache», tanto del triunfo y dedicatoria a Maradona. Bajo la lluvia, fue la noche del 10.