Hoy, 14 de abril, se conmemora el Día Internacional del Arquero y Boca tuvo a lo largo de su historia grandes guardametas. ¿Los repasamos?

ARQUEROS CON LOGO SIN LINEA 2 12 mayo, 2021


Estableciendo un orden cronológico, debemos remontarnos al 1917. Américo Tesoriere fue el primer arquero que se destacó en el arco Xeneize. Flaco y con movimientos que no eran usuales, terminó siendo un adelantado para el puesto en la época. Sus doce títulos lo catalogan como uno de los más ganadores en la historia del club.


Proveniente de Ferro, el gran Antonio Roma se convirtió en una figura clave en la década del ‘60. Tarzán fue un destacado por su físico y su presencia en el área que, en consecuencia, transmitía seguridad a toda la defensa. En 1962, se hizo eterno: le atajó el famoso penal a Delém y, a falta de una fecha, Boca estiró su ventaja sobre River en la recta final para gritar campeón. ¿El dato de color? En 1969, se dio el lujo de ser récord cuando estuvo 769 minutos sin recibir goles, quitándole esa marca a Amadeo Carrizo. Cosechó 6 títulos.

Sinónimo de locura e involucrándose como un jugador de campo, nos detenemos en Hugo Gatti. Símbolo de los ‘70 y ‘80. Un inventor que revolucionó el puesto de arquero desde su juego con los pies, pasando por su personalidad y hasta su llamativa indumentaria. El Loco, que no se tiraba para la foto y afirmaba siempre ser el mejor, tiene en su vitrina las primeras dos Copa Libertadores del club, de forma consecutiva en 1977 y 1978. La frutilla del postre es que además se consagró como campeón del mundo en la primer conquista. Al igual que su antecesor, tiene 6 títulos en su palmarés en Boca.

Su heredero fue Carlos Fernando Navarro Montoya. El colombiano nacionalizado argentino llegó a Boca en 1988 y fue quien ocupó el lugar en el arco Xeneize. El Mono, al igual que Gatti, era rápido de reflejos y también tenía buen juego con los pies. Se destacó en el achique y terminó consolidándose tanto que llevó la cinta de capitán en su brazo izquierdo. Alcanzó los 5 títulos.

Para seguir la línea del mismo país, inevitable no mencionar a Óscar Córdoba. El arquero arribó en 1997 y de a poco comenzó a ganarse el cariño del hincha. De gran físico y personalidad, bajo los tres palos era prácticamente imbatible. Fue fundamental en las tandas de penales cuando Boca se consagró, ante Palmeiras en 2000 y Cruz Azul en 2001, como campeón de la Copa Libertadores. Fue parte del equipo que levantó la Copa Intercontinental ante Real Madrid en Japón. 6 títulos. Extraordinario.

Con la ida de Córdoba, el arco Xeneize pasó a ser de su suplente: Roberto Carlos Abbondanzieri, que nunca se cansó de pelear por un lugar y terminó siendo fundamental en la historia de Boca. Con el correr de los encuentros ganó confianza y se destacó por su buena pegada, los reflejos y como parapenales. El Pato, quién suma 14 estrellas en su vitrina, fue campeón de la Copa Libertadores en 2000, 2001 y 2003. Esta última siendo titular y coronándose también como el mejor equipo del mundo frente a Milan en Japón. Y sí, brillando en la definición por penales. Por otra parte, lo distingue ser el único arquero en la historia azul y oro que pateó en una definición y, además, cerrar la consagración ante Pumas en la Copa Sudamericana 2005 en la Bombonera. Gigante.

Por último, Esteban Andrada. Llegó una noche de lluvia por Copa Libertadores en 2018 y se adueñó por completo del arco de Boca con sus reflejos impresionantes y un juego con los pies dignos de un jugador de campo. Sabandija, como lo apodan sus compañeos, es actualmente un pilar fundamental en el club y se ganó el amor de los hinchas. Hasta la fecha, acumula dos títulos: Supercopa Argentina 2019 y Superliga Argentina 2019/2020.

¿Y a vos? ¿Qué arqueros te marcaron?