Boca Juniors avanzó a la siguiente instancia del certamen internacional tras vencer agónicamente en la tanda de penales 5 a 4 al Inter de Porto Alegre. El conjunto de Russo de llamativo flojo partido cayó 1 a 0 en los 90 minutos reglamentarios y se vio obligado a recurrir a la «suerte» de los penales para vencer al equipo brasileño y ahora aguardar por el clásico ante Racing en los cuartos de final.

Sorpresa, inquietud, desencanto, sufrimiento, desazón, agonía y felicidad fueron algunos de los tantos sentimientos que rondaron en una Bombonera vacía pero con millones de hinchas expectantes por ver el cruce de vuelta de los octavos de final. Con los resultados puestos de las otras llaves, el último partido pendiente era el de Boca contra Inter que llegaba a Buenos Aires en búsqueda de la epopeya luego de caer en la ida 1 a 0 como local en Brasil.

El equipo de Andres D’alessandro, quien esta vez miraba desde el banco, llegaba con variantes distintas al primer partido en cuanto a los nombres que integraban el once inicial y con una idea muy clara ya que se lo veía mayormente preocupado por la posesión del balón y con ímpetu de dañar en cada ataque al xeneize, cortando fuertemente el juego si era necesario y con mucha agresividad en cada jugada dividida. Así fue como se dio gran parte de la primer etapa, los primeros minutos fueron muy aguerridos con varias faltas, incluso Moises jugador del Inter debió irse expulsado antes de los 5 minutos pero la terna arbitral decidió pasarlo en alto y seguir con el encuntro.

Luego el conjunto de Porto Alegre tomó el control del partido totalmente asociándose mejor y logrando ocupar espacios de forma inteligente para luego sobre los últimos metros perjudicar a su rival con la subida de sus volantes y laterales por afuera. Así fue como Patrik, figura de la cancha, desbordó una y otra vez a un Buffarini quién seguro tendrá pesadillas tras el encuentro de hoy. El primer tiempo fue todo del equipo rojo, hasta estrelló un tiro en el travesaño luego de una gran jugada que terminó con un remate de Thiago Galhardo y hacia temblar a toda una defensa de Boca.

Los ataques se siguieron produjendo y multiplicando pero Andrada lograba seguir sosteniendo el 0 en el arco. Mientras tanto el xeneize salió al encuentro de vuelta con los mismos once que vencieron en la ida pero con un planteo totalmente distinto. Un Boca sumamente pasivo que ofreció el control del partido a un rival que cada vez se le venía más encima y seguía contando con algunas chances claras de gol.

El segundo tiempo transcurría y de tanto intentar el conjunto brasilero consiguió su recompensa tras otro desborde de Moises por la zona de Buffarini que la defensa no pudo contener y tras un centro razante, el colombiano, Frank Fabra empujó la pelota con mucha mala fortuna hacia su propia puerta provocando el delirio de todo el conjunto visitante, que tras la conquista igualaba la serie en uno y se fortalecía de cara a los minutos que quedaban.

El último campeón del fútbol argentino intentó con variantes para lograr adueñarse del juego pero tan solo contaba con chances aisladas por parte de su capitán, Carlos Tevez y apenas destellos de buen fútbol del colombiano Cardona que lo hacían ilusionarse con poder conquistar un gol. Nada de esto sucedió y tras la expulsión de Obando que había entrado por un Villa de mal partido la serie de octavos concluía para dar paso a la electrizante y tan sufrida tanda de penales que empezaba con un penal ejecutado por Tevez que casi contiene el arquero y entraba con suspenso a la red.

Boca juniors parecía encontrarse de forma inesperada con la chance de quedar totalmente afuera de la Copa luego de que Edwin Cardona falle el segundo penal de la tanda atajado por el arquero Lomba. El local rápidamente recobró vida cuando el conjunto de Braga falló su tercer penal en la serie y así quedaba todo emparejado nuevamente. La tanda de cinco concluyó luego de que Salvio, Fabra e Izquierdos convirtieran y de esta manera iban a la definición de uno en el punto penal. Con el corazón en la mano y con mucho desahogo encima la suerte acompañó al xeneize en el séptimo penal de la serie tras un gran remate de Jara y un posterior penal fallido por parte del Inter que hacia que el conjunto boquense se saque la bronca y festeje con ira uno de esos partidos donde nada le salió pero aún así logró sacar adelante para avanzar a la siguiente fase.

Miguel Russo tendrá mucho por tomar nota y corregir luego de un encuentro muy bajo por parte de sus dirigidos ya que en sus anteriores encuentros no había cedido nunca la iniciativa a su rival y esta vez se lo vio raramente relajado por el resultado conseguido en la ida. Esto potenciado por el juego que mostró el conjunto visitante dejan un llamado de alerta para el futuro ya que habrá que decir que la eliminación temprana y el baldazo de agua fria estuvieron muy cerca de sucederse.

Los cuartos de final tendrán distintas hojas y tintes por llenar ya que se jugará un clásico de los más antiguos e históricos del fútbol argento cuando a Racing Club le toque recibir en el Cilindro de Avellaneda a este Boca por los 4tos de la Libertadores, que será el primer enfrentamiento entre ambos en estas instancias definitorias y del cual se palpitará toda la semana. En el medio para el Xeneize habrá campeonato local donde seguramente hará descansar a la mayoría de sus titulares y dará rodaje a otros nombres contra Arsenal de Sarandí en la Copa Maradona.

Sin duda los focos principales estarán puestos en el certamen internacional y la lupa se tendrá que poner en buscar reafirmar un juego que venía siendo de los puntos más altos de este Boca, por lo menos en sus titulares, pero que tras la noche de ayer quedará a prueba por ver si corrige sus falencias para un cruce muy chivo y frenético que tendrá contra el conjunto dirigido por Becaccece.


El hincha de Boca ayer respiró y tomó alivio luego del gran dolor de cabeza de un partido más que agónico, si no se sufre no vale y hoy el hincha mas allá de las críticas que recibirá su equipo por el juego se levantará con la frente en alto y la ilusión intacta de saber que esto es parte del adn de su club y hasta el final nunca se lo tiene que dar por vencido. A seguir escribiendo nuevos capítulos de esta maravilla obsesión…

16075703396108 4 marzo, 2021