Boca le ganó 4-3 a Kimberley, en el Polideportivo Quinquela Martín, en un partido en el que comenzó cayendo 2-0.

Con la cancha húmeda, los jugadores se resbalándose, sin Lucas Farach ni Santiago Basile, el «Xeneize» recibía a los de Villa Devoto en un partido donde antes de los 15’, debido a los goles de Tomás Moyano y Joaquín Hernández, se encontraba abajo por 2-0 en el resultado, el cual iba a cambiar de inmediato gracias al descuento de Franco Martínez Riveras, quién se la picó al arquero, antes de irse al descanso. A los dirigidos por Basile se les hizo muy complicada la primera mitad, ya que no encontraban ni rumbo ni buen nivel de juego.

En el segundo tiempo, el conjunto azul y oro salió más confiado con la pelota y, en tan solo tres minutos, logró meter dos goles gracias a Andrés Santos y el «Pulga» Gergaghty, quien anotaría también el cuarto gol después de un pase largo de Taffarel. Sobre el final, Moyano se ubicó como arquero-jugador en Kimberley y el descuento llegó en los pies de Santiago «El Negro» Francini, a falta de un segundo, para estampar el 4-3.

Después del partido, los jugadores y el cuerpo técnico festejaron seguir con la buena racha comiendo pizzas en Banchero.

D5JzYaCW0AUBG9t 8 junio, 2023

Con el triunfo, Boca continua como líder en soledad con 17 puntos. ¿Su escolta? Pinocho. El conjunto de la Ribera visitará, en la próxima fecha, a Banfield.