Repasamos las actuaciones de los jugadores de Boca tras el empate en la Bombonera.

Andrada 5: Sin problemas en los minutos iniciales, queda la sensación que pudo hacer algo más en el primer gol de River que lo agarra retrocediendo.

Buffarini 5: En el primer tiempo no tuvo sobresaltos, pero con el ingreso de Nacho Fernández se lo vio perder más divididas. No pesó en ataque.

Zambrano 4.5: No estaba teniendo un mal partido, pero una desconcentración suya deja libre a Girotti para el 1-1.

Izquierdoz 6: Estuvo firme en todo el encuentro, pero que los dos goles hayan sido cabezazos tan cerca del arco lo deja muy expuesto, aunque la mayor responsabilidad no cae sobre él.

Mas 5.5: Gran pase para el gol de Wanchope. Hubiera tenido más puntaje si no fuera porque erró varios pases cortos en la salida que provocaron ataques peligrosos de River.

Campuzano 3: Incomodo y desbordado todo el partido. De milagro no fue expulsado en el primer tiempo y, no conforme, volvió a repetir el error minutos después.

Capaldo 5: Bien en el recorrido pero cuando tuvo la pelota en los pies no supo meter la pausa o dar una salida limpia.

Cardona 4.5: Se lo notó muy incomodo por derecha y cuando tuvo la pelota no desequilibró.

Villa 8.5: El más desequilibrante del partido. Generoso en defensa y punzante a la hora de atacar. Aceleración, ubicación y precisión en gol del empate.

Zárate 5: Su única jugada destacada fue la del primer gol. Luego estuvo errático y sin encontrar su posición en la cancha.

Ábila 6: Gran desmarque en el gol, pero no haber asistido a Zárate en lo que pudo haber sido el 2-0, lo convirtió de héroe a villano.

Tévez 7: Necesitó 20 minutos para desequilibrar el partido. Jugador determinante.

Jara 5: No supo hacer más que sus compañeros en el centro de la cancha.

Soldano 5: Poca o casi nula participación del 9 que, con el equipo con uno menos, entró a «correrlos a todos». No alcanzó.

Miguel Ángel Russo 5: El DT se equivocó con la posición de Cardona pero acertó con la de Villa que contuvo bien los ataques de Montiel. Tuvo que sacar antes a Campuzano o reforzar ese sector de la cancha donde Boca estaba siendo superado. Los cambios tácticos y estratégicos que realizó no permitieron a Boca salir del asedio de River. Sin embargo, sale bien parado de cara al partido del miércoles ya que la mayoría de los titulares tuvieron descanso.